lunes, 14 de marzo de 2011

LOS SWAP.


Para comenzar, vamos a dar una breve definición acerca de lo que son los swap y por qué es tan frecuente  oír hablar de ellos últimamente.
En los últimos meses, debido a la actual crisis económica, se vuelve a oír hablar del “swap”, un término que denomina a un producto financiero al que también se le conoce como “clip hipotecario”
Los swap El “swap” es un producto financiero de alto riesgo y complejo, utilizado básicamente por grandes empresas al realizar ciertas inversiones o incluso compras a crédito para cubrirse las espaldas si los tipos de interés suben más del nivel previsto. Sin embargo, si baja el tipo de interés, no pueden beneficiarse de esa bajada.
INTRODUCCIÓN.

Todos los países que disponen de mercados financieros
desarrollados, han creado mercados de productos derivados donde se
negocian contratos de futuros sobre tipos de interés, divisas e
índices bursátiles y contratos de opciones sobre divisas, tipos de
interés, índices bursátiles, acciones y contratos de futuros.
Los productos derivados se definen como la Familia o
conjunto de instrumentos financieros, cuya principal
característica es que están vinculados a un valor subyacente o de
referencia. Los principales productos derivados son los futuros,
las opciones, los warrants, las opciones sobre futuros y los
swaps.
Por lo que se puede definir al mercado de derivados como
las operaciones financieras para las cuales se adquiere el

compromiso de comprar o vender en una fecha futura, o son
contratos que permiten a los actores del mercado comprar
protección sobre los cambios de precios en los activos.
La principal aplicación de todos estos instrumentos es la
cobertura de los riesgos financieros y de mercado, a los que se
encuentran sometidos los agentes económicos, principalmente el
originado por los cambios en los tipos de interés, de cambio,
precio de las materias primas y bursátiles. Ademas ambas partes
acudirán a los mercados donde obtengan ventaja y estarán de
acuerdo en cambiar los pagos y cobros entre ellas, lo que
permitirá obtener un mejor resultado que si las dos partes
hubiesen acudido directamente al mercado deseado.

CONTRATO  SWAP

I.
DEFINICION
El swap “es un contrato mediante el cual ambas partes acuerdan
intercambiar flujos de efectivo sobre un cierto principal a
intervalos regulares de tiempo durante un periodo dado”. Aún así
existen casos de swaps utilizados sobre los tipos de cambio,
tasas de interés, índices accionarios o bursátiles, etc.
“Ejemplo de un swap de divisas realizado entre IBM y el Banco
Mundial en 1981: IBM convirtió a dólares unas emisiones
anteriores de deuda en francos suizos y marcos alemanes de IBM.
El swap permitió a IBM aprovecharse del aumento del dólar a
principios de los años 80 y fijar el tipo de cambio al que
repagar su deuda. Por su parte el Banco Mundial emitió bonos en
dólares que le proporcionaron los dólares necesarios para el
swap, y consiguió a cambio financiamiento en francos suizos y
marcos”.
Por lo tanto el contrato denominado swap, es un instrumento con
amplias posibilidades de uso y no es tan específico como suele
utilizarse, simplemente es desinformación o que en algunos
mercados bursátiles poco desarrollados, no lo ofertan mucho.
II.
¿EN QUE SE UTILIZAN?
Los swaps son utilizados para reducir o mitigar los riesgos de
tasas de interés, riesgo sobre el tipo de cambio y en algunos
casos son utilizados para reducir el riesgo de crédito.
Estos instrumentos son OTC (Over The Counter o Sobre el
Mostrador), es decir, hechos a la medida. Pero, siempre incurren
en cierto nivel de riesgo crediticio propiciado por su
operación.
III.
¿PARA QUE SIRVEN?
Este tipo de swaps sirven para administrar el riesgo sobre el
crédito a través de la medición y determinación del precio de
cada uno de los subyacentes (tasa de interés, plazo, moneda y
crédito). Estos riesgos pueden ser transferidos a un tenedor de
manera más eficaz, permitiendo así, un acceso al crédito con un
menor costo. Ajustándose a la relación entre oferta y demanda de
crédito. Se podría afirmar que el riesgo crediticio, no es otra
cosa más que, un riesgo de incumplimiento posible.
IV.
¿EN QUE CONSISTEN?
Los swap consisten en una transacción financiera en la que las
dos partes acuerdan contractualmente intercambiar flujos
monetarios durante un período determinado y siguiendo unas
reglas pactadas.
V.
¿CUAL ES SU FINALIDAD?
-
Mitigar las oscilaciones de las monedas y de los tipos de
interés.
-
Reducir el riesgo del crédito.
-
Reestructuración de portafolios, en donde se logra aportar un
valor agregado para el usuario.
-
Disminuir los riesgos de liquidez.
VI.
¿EN QUE SE FUNDAMENTAN?
Los swap se fundamentan en la ventaja comparativa que disfrutan
algunos participantes en ciertos mercados, que les permite
acceder a determinadas divisas u obtener tasas de interés en
condiciones más ventajosas.
VII.
¿QUIEN LOS EXPIDE?
Las personas o instituciones encargadas de su expedición son:
-
Intermediarios del mercado cambiario.
-
Corredores miembros de las cámaras de compensación de las
bolsas de futuros y opciones del exterior, calificados como
de primera categoría según reglamentación de carácter general
que adopte el Banco de la República.
-
Entidades financieras del exterior calificadas como de
primera categoría según reglamentación de carácter general
que adopte el Banco de la República.
VIII.
¿COMO SE REALIZAN LAS TRANSACCIONES?
-

Por teléfono o Internet y se cierra el trato cuando se llega
a un acuerdo sobre la tasa de cupón, la base para la tasa
flotante, la base de días, fecha de inicio, fecha de
vencimiento, fechas de rotación, ley aplicable y
documentación.
-
La transacción se confirma inmediatamente mediante fax
seguido de una confirmación escrita.
IX.
¿COMO SE ORIGINAN LOS MERCADOS DE SWAPS?




Un tipo de cambio (extranjero) es el número de unidades de una
moneda que se puede comprar a cambio de una unidad de otra
moneda. Estos tipos de cambio llegaron a ser extremadamente
volátiles a principios de la década de los años setenta. El
incremento drástico en la volatilidad del tipo de cambio creó un
ambiente ideal para la proliferación de un documento parecido al
swap que pudiese ser utilizado por multinacionales para cubrir
operaciones de divisas a largo plazo.
Los swaps eran una extensión natural de los préstamos llamados
paralelos, o back-to back, que tuvieron su origen en el Reino
Unido como medios para evitar la rigidez del cambio de divisas,
que buscaba, a su vez, prevenir una salida de capital británico.
Durante los años setenta, el gobierno británico gravó con
impuestos las transacciones en divisas, incluyendo a su propia
moneda. La intención era encarecer la salida de capital,
creyendo que esto alentaría la inversión doméstica haciendo que
la inversión en el exterior fuese menos atractiva.
El préstamo paralelo llegó a ser un vehículo ampliamente
aceptado por medio del cual podía evitar estos impuestos. El
préstamo back-to-back era una modificación sencilla del préstamo
paralelo, y el swap de divisas fue una extensión del préstamo
back-to-back.
El tipo de préstamo anterior involucra a dos corporaciones
domiciliadas en dos diferentes países. Una firma acuerda
solicitar fondos en su mercado doméstico y los presta a la otra
firma. La segunda firma, a cambio, solicita fondos en mercado
doméstico y los presta a la primera. Mediante este sencillo
acuerdo, cada firma está en posibilidad de tener acceso a
mercados de capital en un país diferente al suyo sin algún
intercambio en los mercados de divisas. Los préstamos paralelos
funcionan de manera similar, pero involucran a cuatro firmas.
Los flujos de efectivo de los swaps iniciales de divisas eran
idénticos a aquellos asociados con los préstamos back-to-back.
Por esta razón, los swaps iniciales de divisas a menudo fueron
llamados intercambio de préstamos. Sin embargo, y contrario a lo
que sucede con los acuerdos que caracterizan los préstamos back-
to-back y paralelos, los swaps involucran un acuerdo sencillo.
Dicho acuerdo especifica todos los flujos de efectivo y estipula
que la primera contraparte puede quedar relevada de sus
obligaciones de la segunda, si ésta no cumple con sus
obligaciones con la primera. Por lo
tanto, los swaps
proporcionan la solución al problema de los derechos de
establecimiento.
Es importante hacer notar que relevar a una contraparte de sus
obligaciones después del incumplimiento de la otra contraparte
no significa, y de ninguna manera previene, que la contraparte
que no cumplió con sus obligaciones esté en libertad de hacer
cargos por daños a la contraparte incumplida.
El otro problema asociado con los préstamos paralelos y back-to-
back se solucionó a través de la intervención de corredores de
swaps y de generadores de mercado que vieron el potencial de
esta nueva técnica de financiamiento.
El primer swap de divisas se cree que fue suscrito en Londres en
1979. Sin embargo, el verdadero swap inicial de divisas, el que
llegó al incipiente mercado de swaps de divisas, involucró al
Banco Mundial y a IBM como contrapartes. El contrato permitió al
Banco Mundial obtener francos suizos y marcos alemanes para
financiar sus operaciones en Suiza y Alemania del oeste, sin
necesidad de tener que ir directamente a estos mercados de
capital.
Aunque los swaps se originaron a partir de un esfuerzo por
controlar el intercambio de divisas, no fue sino mucho tiempo
después que se reconocieron los beneficios de reducción de
costos de y de manejo de riesgos que significaban tales
instrumentos. A partir de este momento, el mercado creció
rápidamente.
X.
¿CUAL ES LA ESTRUCTURA GENERAL DEL SWAP?
La estructura básica de un swap es relativamente simple y es la
misma para cualquiera de los tipos de swaps que existen. La
aparente complejidad de los swaps radica más en la gran
cantidad de documentación que es necesaria para especificar
completamente los términos del contrato y de las disposiciones
y cláusulas especiales que pueden ser incluidas para ajustar el
swap a una necesidad específica.
Todos los swaps están construidos alrededor de una misma
estructura básica. Dos agentes, llamados contrapartes, acuerdan
realizar pagos uno al otro sobre la base de algunas cantidades
de activos. Estos pagos se conocen como pagos de servicio. Los
activos pueden o no intercambiarse y se denominan nocionales.
En la forma genérica del swap, el acuerdo establece un
intercambio real o hipotético de nocionales a partir del
comienzo de un intercambio hasta la terminación.
El swap comienza en su fecha efectiva, que es también conocida
como la fecha de valor. Termina en su fecha de terminación. A
lo largo de esta duración, los pagos de servicio se harán en
intervalos periódicos, tal y como sé específica en el acuerdo
del swap. En su forma más común, estos intervalos de pago son
anuales, semestrales, trimestrales o mensuales. Los pagos de
servicio comienzan a acumularse a partir de la fecha efectiva y
se detienen en la fecha de terminación.
El pago o flujo fijo, no cambia a lo largo de la vigencia del
swap. El pago flotante, por otro lado, se fija periódicamente.
Las fechas actuales en las que los intercambios de pago suceden
se llaman fechas de pago.
Es muy difícil arreglar un swap directamente entre otros
usuarios finales. Una estructura más eficiente consiste en
involucrar a un intermediario financiero que sirve como
contraparte en dichos usuarios.
XI.
¿COMO SE CLASIFICA EL SWAP?
1. Swaps sobre tasas de interés
Este tipo de contrato es el más habitual en los mercados
financieros.
Un swap de tasa de interés normal es un contrato por el cual
una parte de la transacción se compromete a pagar a la otra
parte una tasa de interés fijada por adelantado sobre un
nominal también fijado por adelantado, y la segunda parte se
compromete a pagar a la primera a una tasa de interés variable
sobre el mismo nominal”.
Los contratos swaps de tipos de interés son permutas de
carácter financiero en las que se intercambian obligaciones de
pago, correspondientes a préstamos de carácter diferente,
referidas a un determinado valor nocional en una misma moneda.
Normalmente se intercambian intereses fijos por variables,
aunque también se pueden intercambiar intereses a tipo
variable sobre dos bases de referencia distintas.
Es decir un swap no es un préstamo, ya que es exclusivamente
un intercambio de flujos de tasas de interés y nadie presta el
nominal a nadie, es decir, las cantidades de principal no se
intercambian.
-
Swaps de divisas: es una variante del swap de tipo de
interés, en que el nominal sobre el que se paga el tipo de
interés fijo y el nominal sobre el que se paga el tipo de
interés variable son de dos monedas distintas.  La forma
tradicional del swap de tipo de cambio, generalmente denota
una combinación de una compra (venta) en el mercado al
contado "spot"  y una venta (compra) compensatoria para la
misma parte en el mercado a plazo "forward", pero este
puede a veces referirse a transacciones compensatorias a
diferentes vencimientos o combinaciones de ambos.
Un swap de divisas es un acuerdo entre dos agentes
económicos para intercambiar, durante un período de tiempo
acordado, dos flujos de intereses nominados en diferente
moneda y generalmente, al vencimiento del acuerdo, el
principal de la operación, a un tipo de cambio determinado
al inicio de la misma, normalmente el de contado para dicho
día.
Dicho intercambio de principales es el que, precisamente,
nos permite cubrirnos de la evolución desfavorable de los
tipos de cambio.
Respecto a las clases más simples de swaps de divisas
existentes, variarán en función de los tipos
intercambiados, distinguiéndose entre:
o
Swap de divisas fijo contra variable.
o
Swap de divisas variable contra variable.
o
Swap de divisas fijo contra fijo.
Entre las ventajas de los contratos swaps, cabe destacar la
no existencia de riesgo por el principal del contrato, ya ue su posible incumplimiento sólo afecta al diferencial de
tipos o precios; o el cambio en la estructura de
endeudamiento que proporcionan los swaps de tipos de
interés.
En cuanto a sus inconvenientes, hay que resaltar lo elevado
de sus principales nocionales, los altos costes de
intermediación e implementación y, por último, la
dificultad en deshacer la operación antes de su
vencimiento, al no encontrarse una contraparte que asuma
las condiciones específicas del contrato en cuestión.
2. Swaps de materias primas (“Commodity Swaps)
Un problema clásico en materia de finanzas es el
financiamiento de los productores a través de materias primas,
ya que los mercados mundiales de materias primas son muchas
veces de alta volatilidad.
Por ejemplo, los precios internacionales del petróleo en unos
cuantos días pueden bajar hasta un 30%.
Por esta razón las empresas productoras de materias primas son
en general empresas de alto riesgo, tanto para préstamos como
para inversiones.
Por lo tanto, este tipo de swaps están diseñados para eliminar
el riesgo de precio y de esta manera conseguir el
abaratamiento de los costos de financiamiento.
El funcionamiento de un swap de materias primas, es muy
similar al de un swap de tasa de interés, por ejemplo: un swap
a tres años sobre petróleo; esta transacción es un intercambio
de dinero basado en el precio del petróleo (A no entrega a B
petróleo en ningún momento), por lo tanto el swap se encarga
de compensar cualquier diferencia existente entre el precio
variable de mercado y el precio fijo establecido mediante el
swap. Es decir, si el precio del petróleo baja por debajo del
precio establecido, B paga a A la diferencia, y si sube, A
paga a B la diferencia.
3. Swaps de índices bursátiles
Estos permiten intercambiar el rendimiento del mercado de
dinero, por el rendimiento de un mercado bursátil. Este
rendimiento bursátil, se refiere a la suma de dividendos
recibidos, ganancias y/o pérdidas de capital. Ejemplo sobre un
nominal de USD 100 MM: “Al principio del swap se anota el
valor inicial del índice en cuestión por ejemplo, el valor del
S&P 500 al principio del periodo podría ser 410,00. Cada
trimestre A paga a B LIBOR a tres meses en dólares sobre USD
100 MM. A su vez B paga a A cada trimestre una cantidad de
dinero igual a los dividendos que A habría recibido de haber
invertido USD 100 MM en las acciones que componen el S&P 500,
estando el índice a su valor inicial de 410,00 en el momento
de la inversión.
Además de lo anterior, si el índice S&P 500 está por encima de
su valor inicial al final del primer trimestre, B pagará a A
la diferencia sobre una cantidad de acciones correspondientes
a la inversión inicial de USD 100 MM con el índice a 410,00, y
si está por debajo A pagará a B la diferencia. Este proceso se
repite cada trimestre, tomando siempre el cierre del trimestre
anterior como diferencia pero manteniendo el número de
acciones definido al principio de la transacción siempre
fija”.
A través de este mecanismo, se consigue la misma rentabilidad
de haber invertido en acciones y se financia a su vez, pero
siempre conservando su capital, y esto le permite invertirlo
en otros activos.
4. Swaps sobre tipo de cambio
En este tipo de contrato (o permuta financiera) “una parte se
compromete a liquidar intereses sobre cierta cantidad de
principal en una divisa. Por el otro lado, recibe intereses
sobre cierta cantidad de principal en otra divisa”.
Esta es una variante del swap de tasa de interés, “en el que
el nominal sobre el que se paga la tasa de interés fija y el
nominal sobre el que se paga la tasa de interés variable son
en dos monedas distintas”.
A diferencia del swap anterior (swap sobre tasa de interés) en
este, las cantidades de principal se intercambian al principio
y final de la vida del swap.
Este a su vez puede utilizarse para transformar un préstamo en
una divisa en un préstamo en otra divisa. Ya que se puede
afirmar que un swap es una posición larga en una obligación
combinada con una posición corta en otra obligación. Un swap
puede ser considerado como una cartera de contratos a plazo.
Por ejemplo, en la actualidad las instituciones financieras
reciben con frecuencia como depósito un swap.
Para ampliar la idea de cómo es que funciona un swap, he aquí
un ejemplo de un swap de divisas realizado entre IBM y el
Banco Mundial en 1981:
“IBM convirtió a dólares unas emisiones anteriores de deuda en
francos suizos y marcos alemanes de IBM. El swap permitió a
IBM aprovecharse del aumento del dólar a principios de los
años 80 y fijar el tipo de cambio al que repagar su deuda. Por
su parte el Banco Mundial emitió bonos en dólares que le
proporcionaron los dólares necesarios para el swap, y
consiguió a cambio financiamiento en francos suizos y marcos”.
5. Swaps crediticios
Este tipo de swaps sirven para administrar el riesgo sobre el
crédito a través de la medición y determinación del precio de
cada uno de los subyacentes (tasa de interés, plazo, moneda y
crédito).
Estos riesgos pueden ser transferidos a un tenedor de manera
más eficaz, permitiendo así, un acceso al crédito con un menor
costo. Ajustándose a la relación entre oferta y demanda de
crédito.
Se podría afirmar que el riesgo crediticio, no es otra cosa
más que, un riesgo de incumplimiento posible.
Existen dos opciones de swaps: el swap de incumplimiento
(default swap) y el swap de retorno total (total return swap).
“En un contrato de swap de incumplimiento, un vendedor de
riesgo crediticio paga a otra parte por el derecho de recibir
un pago en el caso de que se produjera el cambio acordado
entre ellos en el estatus crediticio del crédito de
referencia, usualmente un título corporativo. Los swaps de
retorno total, por el contrario, permiten que el vendedor del
riesgo crediticio retenga el activo y reciba un retorno que
fluctúa a medida que se modifica el riesgo crediticio. El
vendedor paga unas tasas total de retorno sobre un activo de
referencia, en general un título que incluye cualquier
consideración de precio, a cambio de pagos periódicos a tasa
flotante más cualquier reducción de precios”.
Cuando se inventaron este tipo de swaps, usualmente eran
utilizados sólo por los bancos, para proteger los créditos
bancarios.
En la actualidad se han vuelto instrumentos de cobertura muy
popular ya que permiten retener el activo y a su vez segmentar
y distribuir el riesgo.
Esto permite que “un banco pueda liberar líneas de crédito y
continuar prestando dinero a sus clientes, aun cuando exceda
sus límites de exposición para dicha empresa o industria,
mediante la descarga del riesgo crediticio (en todo o en
parte) a través de un swap de retorno total o de
incumplimiento.
Además, puede concentrarse en préstamos a los sectores donde
posee mayor presencia o experiencia, sin preocuparse por la
concentración de riesgo excesiva. Los bancos más pequeños,
cuyos márgenes se ven reducidos por el alto costo del dinero,
podrían obtener un retorno mayor y una exposición a créditos
mejores utilizando derivados crediticios y no préstamos
directos”.
XII.
¿QUE TIPO DE RIESGO PRESENTAN?
-
Riesgo diferencial: Si se cubre un swap con un bono, y se presenta
un cambio en el diferencial del swap con respecto al bono se
puede ocasionar una pérdida o una utilidad en la rentabilidad
del swap.
-
Riesgo de base: Cuando se cubre un swap con un contrato a futuro
y existe una diferencia entre la tasa de referencia y la tasa
implícita en el contrato a futuro, originando una pérdida o
una utilidad.
-
Riesgo de crédito: Probabilidad de que la contraparte no cumpla con
sus obligaciones.
-
Riesgo de reinversión: Es derivado del riesgo de crédito, cuando hay
cambios en las fachas de pago, es necesario reinvertir en cada
fecha de rotación.
-
Riesgo de tipo de cambio o cambiario: Si se produce una fluctuación
positiva de la(s) moneda(s) que se va(n) a liquidar cuando se
realice la transacción (compra o venta), es decir, si al final
de la operación comercial tienen que pagar más de su propia
moneda (o cualquier otra) para adquiri la misma cantidad de la
divisa que se acordó en el contrato.  Lo que afecta el costo
final de las transacciones.
XIII. ¿COMO HA EVOLUCIONADO EL SWAP EN EL PERU?
El mercado de derivados financieros en el Perú está cobrando
cada vez mayor relevancia debido a que éstos permiten eliminar
o disminuir los riesgos asociados a fluctuaciones de tasas de
interés, tipo de cambio, etc.
En Perú, el mercado más desarrollado es el de forwards de
monedas, que alcanzó en mayo de 2006 un saldo de US$ 787
millones y US$ 2 233 millones en compras y ventas,
respectivamente, lo que representa un crecimiento de 79% y
128%, respectivamente, con relación a mayo del 2005.
Cabe recordar que, en un Forward de Monedas, dos contrapartes
se comprometen a intercambiar, en una fecha futura, un monto
determinado en distintas monedas a un tipo de cambio
específico.
Adicionalmente, en el Perú se negocian otros tres derivados
financieros:
-
Swap de Monedas: dos contrapartes se comprometen a
intercambiar intereses y amortizaciones sobre montos
nominales pactados en dos monedas. Por ejemplo, una empresa
con ingresos en soles y deudas en dólares puede cambiar su
deuda a soles pactando un Swap en el que paga soles y recibe
dólares.
-
Swap de Tasas de Interés: dos contrapartes se comprometen a
intercambiar una tasa de interés fija por una variable. Por
ejemplo, una empresa puede fijar la tasa variable de su deuda
pactando un Swap en el que paga tasa fija y recibe tasa
variable.
-
Forward de Tasas de Interés: similar a un Swap pero con un
solo intercambio.
A pesar de que el mercado de derivados en el Perú está cobrando
cada vez mayor importancia, éste todavía tiene potencial para
crecer. Los volúmenes pactados extrabursátilmente, en abril de
2004, representaron sólo 1,4% del PBI, mientras que en Brasil,
Chile, Colombia y México representaron el 7,8%, 22,5%, 5,5% y
19,1%, respectivamente. Cabe mencionar que el mercado
extrabursátil mundial a diciembre del 2005 se encontró en US$
284,8 billones, aproximadamente 28 veces el PBI de EE.UU. y 13
veces la capitalización bursátil de las empresas listadas en la
bolsa de Nueva York.
Asimismo, en diciembre del 2005, Cahua (Empresa de Generación
Eléctrica Cahua S.A.), firmó un contrato swap con el BCP, en el
cual se fija US$13.2 millones de su deuda a una tasa fija de
4.92%. por lo que, la Empresa estaría fijando un total de
US$20.0 millones de deuda a tasa fija, disminuyendo la
vulnerabilidad ante cambios en la tasa Libor. El vencimiento de
dicho contrato swap es en noviembre del 2015.

·       CASO ESPAÑOL:

Lo realmente sorprendente es que algunos bancos y cajas de este país,  hacia la mitad del año 2008 (cuando los tipos de interés alcanzaban máximos históricos y se preveía una fuerte bajada), comenzaron a ofertar a muchas familias que suscribían un préstamo hipotecario por  la compra de su vivienda, o incluso a pequeños empresarios para su negocio, una “especie de contrato de seguro” que les beneficiaba frente a la subida de tipos de interés, pero ante la bajada de los tipos les perjudicaba gravemente. En realidad, el “swap” es un producto apto para grandes empresas e inversores, no apto para familias y pequeños negocios.
Normalmente, el “swap” no aparece en la escritura del préstamo, sino en un contrato anexo. Realmente, las entidades financieras no han informado a las familias y pequeños empresarios o autónomos del alto riesgo y de su complejo funcionamiento, ya que si se suscribe al estar el Euribor en máximos, cuando empieza a bajar, el cliente no se beneficia de la bajada, sino que realmente  tiene que pagar dinero al banco o caja. Asimismo, las comisiones por su cancelación son muy elevadas.
Cuando ofrecieron estos productos ,  las entidades hacían ver a sus clientes que lo que firmaban era un seguro contra la subida del tipo de interés, cuando realmente lo que se formalizaba era un contrato de permuta financiera y, en ningún momento, se les informaba de los riesgos  frente a la bajada de los tipos.
Recientemente, se han dictado dos sentencias sentando jurisprudencia aplicable. Concretamente la sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén de 27 de marzo de 2009, y la sentencia de la Audiencia Provincial de Álava de 7 de abril de 2009. En dichas sentencias se acuerda la nulidad de los productos financieros de alto riesgo “swap”, que los bancos y cajas habían ofrecido a familias y pequeñas empresas y autónomos.
En ambas sentencias, se entiende que el consentimiento de los clientes se prestó por error, debido a la falta de información facilitada por la entidad bancaria y las cláusulas complejas del contrato, por lo que se ha declarado su nulidad. Consecuencia de dicha nulidad es que las entidades financieras deben proceder a la devolución de las cantidades cobradas a los clientes, así como a indemnizarles por los daños y perjuicios causados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada